¿Qué ofrece un mercado municipal?

En esta época de nuevos inicios, donde todo está lleno de propósitos y de cosas por cumplir junto con mil objetivos por cumplir, decidí darme un espacio para aprovechar mi visita a la oficina de correos y pasear por los pasillos de un mercado municipal.

Debo confesar que hace muchísimos años que no me metía a un lugar como este ya que suelo hacer todas mis compras en un super mercado cercano a la casa, un centro comercial donde encuentro de todo y donde tengo la facilidad de pagar con tarjeta de crédito (por aquello de las épocas de vacas flacas en que los clientes se demoran meses y meses en depositar y pagar lo trabajado, pero eso es otra historia).

En general debo decir que la experiencia me encantó, pues no recuerdo otro lugar en el que haya un espacio dedicado a la venta de cuchillos y herramientas para afilar y que en el local siguiente se vendan perfumes “originales” y en el siguiente las mejores quesadillas de camarón. Que en un mismo pasillo convivan los puestos de los “hierberos” con sus miles de fragancias, formas y texturas que asaltan los sentidos e inmediatamente después se ofrezca ropa de materiales sintéticos y colores chillones.

Una mezcla de filosofías, de tendencias, un lugar donde parece que el pasado y el presente coexisten, donde todo lo que ha sido y todo lo que es se mezcla para generar un mix que puede parecer ilógico e imposible, pero que ahí está, que vive, que late, que envuelve a los visitantes.

Al final, la respuesta a la pregunta inicial “¿Qué ofrece un mercado municipal?” es: Un poco de todo, en especial si hablamos de experiencias.

Leave a Reply

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑